¿Quién es
la Madre Trinidad?

La Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia es la fundadora y presidente de La Obra de la Iglesia.

Consagrada a Dios desde su juventud, en largos ratos de oración callada, Dios la fue introduciendo en su vida íntima, haciéndole vivir en honda sabiduría y amor todos los misterios de nuestra fe. De este modo la fue constituyendo en testigo, con la especial misión de cantar la hermosura y la grandeza de la Iglesia, ayudándola a presentarse tal cual es ante la vista de todos.

La Madre Trinidad vive actualmente en Roma, junto a la Sede de Pedro, en su misión de ayudar al Papa y los Obispos con todo lo que Dios ha puesto en su alma, y con el ofrecimiento de su vida y su cruz.

Más información >

«¡Vete y dilo…!
¡Esto es para todos!»

¿Qué es
La Obra de la Iglesia?

La Obra de la Iglesia es una institución de derecho pontificio fundada por la Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia.

Está formada por tres Ramas de vida consagrada, sacerdotal, masculina seglar y femenina, que forman el cuerpo central de la Obra; así como por otros grupos que abarcan todos los estados y vocaciones en la Iglesia: personas casadas, solteras, consagradas a Dios privadamente, jóvenes y niños. Todos con la misma misión de vivir profundamente su ser de Iglesia en una vida sencilla, siempre al lado del Papa y los Obispos, para ayudarles con su vida y su palabra a hacer la obra que Cristo les encomendó.

A través de sus centros de apostolado y parroquias, buscan llevar a todos la luz que el Señor puso en el alma de la Madre Trinidad para ayudar a la Iglesia.

Más información >

Teología viva para todos

«Es necesario que se ponga la teología al alcance de todos los hijos de Dios
dándosela caldeada en el amor para que vivan en intimidad con la Familia Divina»

Últimas publicaciones

  • Virgen

Se ha dormido la Señora

En el año 1950 el Papa definió la Asunción de la Virgen en cuerpo y alma a los cielos. Diez años después – en 1960 […]

  • Imagen13_18febr2013

Sed misericordiosos como vuestro Padre.
Dar techo a quien no lo tiene

Por el pecado nos separamos de Dios, y el Padre al ver que nos habíamos desencajado de su plan eterno, “en un derramamiento de amor […]

  • Samaritana_580

Sed misericordiosos… como vuestro Padre. Dar de beber al sediento

“Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin […]

  • pelicano_marco

Sed misericordiosos como vuestro Padre. Dar de comer al hambriento

Compartir el pan con el hambriento es una obligación humanitaria. Cualquier persona tiene que hacerlo, por justicia. ¿Por qué, entonces, es también una obra de […]