­

¿Quién es la Madre Trinidad?

La Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia es la fundadora y presidente de La Obra de la Iglesia.

Consagrada a Dios desde su juventud, en largos ratos de oración callada, Dios la fue introduciendo en su vida íntima, haciéndole vivir en honda sabiduría y amor todos los misterios de nuestra fe. De este modo la fue constituyendo en testigo, con la especial misión de cantar la hermosura y la grandeza de la Iglesia, ayudándola a presentarse tal cual es ante la vista de todos.

La Madre Trinidad vive actualmente en Roma, junto a la Sede de Pedro, en su misión de ayudar al Papa y los Obispos con todo lo que Dios ha puesto en su alma, y con el ofrecimiento de su vida y su cruz.

Más información >

«¡Vete y dilo…!¡Esto es para todos!»

¿Qué es La Obra de la Iglesia?

La Obra de la Iglesia es una institución de derecho pontificio fundada por la Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia.

Está formada por tres Ramas de vida consagrada, sacerdotal, masculina seglar y femenina, que forman el cuerpo central de la Obra; así como por otros grupos que abarcan todos los estados y vocaciones en la Iglesia: personas casadas, solteras, consagradas a Dios privadamente, jóvenes y niños. Todos con la misma misión de vivir profundamente su ser de Iglesia en una vida sencilla, siempre al lado del Papa y los Obispos, para ayudarles con su vida y su palabra a hacer la obra que Cristo les encomendó.

A través de sus centros de apostolado y parroquias, buscan llevar a todos la luz que el Señor puso en el alma de la Madre Trinidad para ayudar a la Iglesia.

Más información >

Teología viva para todos

«Es necesario que se ponga la teología al alcance de todos los hijos de Dios dándosela caldeada en el amor para que vivan en intimidad con la Familia Divina»

Últimas publicaciones

1209, 2017

Alas de águila

virgen

«Dos «para siempre» distintos, a los cuales nos conduce un mismo camino: el camino de la Eternidad. Porque, cuando Dios nos creó para Él y nos puso en el destierro, nos hizo caminar a todos en una misma peregrinación por el sendero que nos conduce a su posesión. Pero el pecado hizo una zanja y abrió un Abismo entre la criatura y el Creador, entre el Cielo y la tierra, entre Dios y los hombres; un Abismo de maldad, que sólo con alas de águila y ojos candentes de ardorosa sabiduría puede cruzarse...».

2108, 2017

¡Que infinito es Dios dándose!

virgen

«¡Qué grande es Dios, que cuando se da, se da infinitamente, eternamente, incondicionalmente...! ¡Y siempre es recibido tan pobre, tan ruin y tan mezquinamente...! El gran misterio del cristianismo es la infinita donación de Dios y nuestra terrible cerrazón; Dios, que se me da de infinitud de maneras, y yo que no le recibo y que pierdo para mí y para los demás esas gracias».

2006, 2017

Encájate en la creación de tu alma

virgen

«Al crearte a ti, cualquiera que seas, las tres divinas Personas, de conjunto, se derramaron, complaciéndose en una mirada de creación, para crearte a su imagen y semejanza. Por eso cada alma tiene su fisonomía especial, su belleza particular y su nombre único que le puso Dios el día que la creó, según correspondía a su fisonomía en la creación. Cada una tiene su nombre propio, y no habrá en el cielo ningún ser creado que se llame como ella, porque llevará aquel nombre que Dios, en su infinita sabiduría amorosa, ha plasmado sólo en ella al crearla; nombre que es todo su ser como expresión del Creador, y que reflejará aquel matiz o fisonomía que la Divina Sabiduría quiso poner en ella para llamarla eternamente».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR