­
20 05, 2020

EL ROSTRO DE LA IGLESIA

virgen

« ¡Ay, Iglesia mía!, toda hermosa, engalanada con la misma Divinidad que te penetra, te satura, te ennoblece, enalteciéndote con tal fecundidad, que tú, Iglesia mía, eres el mismo Verbo Encarnado que sale del seno del Padre rompiendo en Palabra y abrasándose en el Espíritu Santo. ¡Ésa es tu Real Cabeza, Iglesia mía!

¡Qué hermosa eres con la hermosura del mismo Dios Altísimo y Santísimo! ¡Si se te derrama toda la divinidad de tu Esposo por todos tus miembros vivos...!

Iglesia mía, tú eres Madre con el mismo corazón del Padre. La única Paloma blanca que encierra en su seno a toda la adorable Trinidad. »

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies