Reunión semanal para adultos

Cada semana, en todos los centros de La Obra de la Iglesia, se tiene una hora de formación y convivencia abierta a todos, adultos y jóvenes. Partiendo de la audición de una charla o vídeo de la Madre Trinidad, el alma va descubriendo y aprendiendo a vivir cada vez más, en sabiduría y amor, las realidades maravillosas de la fe.

Vivir más profundamente la Liturgia, aprender a hacer oración, tomar mayor con conciencia de la plenitud que encierra ser Iglesia… todo ello es el fruto seguro que encuentran los que acuden con el corazón abierto y con asiduidad a estos encuentros semanales.

Encuentro de las familias

Convivencia de las familias en Italia, 2015.

Convivencia de las familias en Italia, 2015.

 

En el Día del Señor, un domingo al mes, la Convivencia para las familias que se tiene en algunas de las Casas de Apostolado de La Obra de la Iglesia es una experiencia gozosa de unión y alegría cristiana para todos los miembros de la familia.

La Santa Misa por la mañana, la comida en el campo, los juegos y actividades para los niños y niñas, el rato de formación y convivencia espiritual por la tarde… todo ello en un ambiente de amistad y verdadera unión en el Señor, hacen de este día festivo, tanto para el que acude por primera vez como para los ya asiduos, un verdadero descanso y renovación humana y espiritual.

Hogares Juveniles

Escudo con el lema del Hogar: Tener a Dios contento y hacer felices a los demás.La Madre Trinidad quiso desde el principio organizar en los centros apostólicos y parroquiales de La Obra de la Iglesia los «Hogares Juveniles».

En ellos, los niños y las niñas que acuden semanalmente aprenden desde pequeños a vivir con naturalidad y alegría en contacto con Dios, se encuentran con Jesús en el Sagrario, y en ambiente de diversión: juegos, deportes, canciones, salidas al campo… van haciendo vida en sí el lema puesto por la propia Madre Trinidad para el Hogar. «Tener a Dios contento y hacer felices a los demás». Hermoso programa, que va llenando de sentido y de plenitud la vida de los más jóvenes.

Peregrinaciones, excursiones y campamentos de verano

La Madre Trinidad siempre ha tenido una atención especial hacia los jóvenes, para que reciban la formación necesaria, se encuentren con Dios en sus vidas y descubran el camino que Dios para cada uno pensó al crearlos.

La Obra de la Iglesia organiza para jóvenes durante todo el año, en sus centros apostólicos y parroquiales, reuniones de formación, peregrinaciones, excursiones… para ayudarles a descubrir y vivir profundamente la alegría de ser Iglesia, en medio de un mundo que muchas veces les aleja de Dios.

Los Campamentos de verano, en tandas separadas para chicos y para chicas, son un medio maravilloso que proporciona a los niños y jóvenes la formación y la vivencia espiritual que necesitan para cimentar sus vidas en Dios, lo único que dará sentido y llenura a su existencia, y paz a su corazón.