azulejo_idiomas«Gracias te doy, Padre, porque ocultaste estas cosas a los sabios y prudentes de este mundo y las revelaste a los sencillos».

¡Q ué claramente se hacen realidad estas palabras de Jesús en la Madre Trinidad! Ella, la «Pequeña loquilla de Jesús», por niña y por sencilla supo robar el corazón de Dios de tal forma que, sentada en las rodillas del Padre, le fueron comunicados los más íntimos secretos de su vida trinitaria y de su obrar hacia fuera. Misterios que, por ser Iglesia, Dios le ha dado a gustar impulsándola fuertemente a comunicarlos a todos los hombres de corazón sencillo y alma abierta que quieran escucharla.

ecuador-1Esto fue lo que movió a la Madre Trinidad, hace ya dieciocho años, a organizar el primer viaje a Ecuador, ante la petición de un Sr. Obispo. Aquella pequeña nación, privilegiada a los ojos de Dios, sería la primera de todo el gran continente americano en recibir el mensaje del «Eco de la Iglesia». La diócesis de Loja, al sur de Ecuador, abrió sus puertas de par en par a La Obra de la Iglesia por medio de su Pastor para que los sacerdotes y religiosas, en aquel primer viaje, fueran fortalecidos en su fe.

096Tras aquel viaje se sucedieron muchos más ante la respuesta de aquella gente sencilla y abierta en la que nuevamente se hacía realidad que los pequeños son los
que reciben a Dios. Numerosos grupos de sacerdotes, religiosas, adultos, jóvenes… a lo largo de todos estos años, en diversas actividades realizadas: retiros, convivencias o encuentros, han podido descubrir la belleza de la Iglesia, profundizar en los dogmas y sentir la alegría de sentirse profundamente hijos de Dios con todas sus consecuencias, con el deseo de corresponder a sus inmensos dones viviendo en sencillez y profundidad la vida cristiana.

dsc_0053Muy pronto se vieron los frutos de aquella siembra maravillosa y empezaron a surgir las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada en muchos jóvenes, chicos y chicas, que, ante el descubrimiento de la «perla preciosa» y arrebatados por la belleza atrayente de la virginidad, dejaron atrás todo, su familia, su casa, su tierra… todo cuanto poseían, para seguir al Señor con valentía y generosidad y con el único deseo de ayudar a la Iglesia, ofreciéndose a Dios por ella, junto a la Madre Trinidad.

votosPocos años más tarde se celebraría en la catedral de Loja la primera ceremonia de Votos Temporales de algunos de aquellos jóvenes, ante la mirada expectante de un gran número de fieles que abarrotaba el templo y la emoción y agradecimiento de sus padres, que veían compensada con creces su generosidad con la predilección de Dios al fijarse en uno de sus hijos llamándole sólo para Él.

La misma catedral de Loja sería el escenario, algún tiempo después, de la
 primera ordenación sacerdotal de un joven ecuatoriano. Poco a poco y de este modo sencillo se cumplía la petición de la Madre Trinidad años atrás al Señor: «sacerdotes, vírgenes y almas ¡Gloria para Dios!».

                       dsc05965     dscn6593

En estos momentos, La Obra de la Iglesia cuenta con un nutrido grupo de miembros en Ecuador, sacerdotes y familias enteras, que quieren vivir hondamente su fe y manifestarla por medio de su vida y su palabra, acompañando su labor apostólica con mucho entusiasmo.dsc01145

María, bajo la advocación de Nuestra Señora Reina del Cisne, propia de aquella tierra, acompañó en todo momento los trabajos apostólicos de La Obra de la Iglesia y cubrió bajo su manto muchas de las actividades que se realizaron al pie de su hermoso Santuario, enclavado en plena cordillera de los Andes, entre el Cielo y la tierra, y consiguió, como mediadora de todas las gracias, grandes frutos de almas para Dios.

img_8815A Ella encomendamos la perseverancia de tantos miembros que están entregando su vida al lado de la Madre Trinidad para ayudar a la Iglesia. Y le pedimos que siga bendiciendo los trabajos apostólicos de La Obra de la Iglesia con el único deseo de buscar sólo y siempre la Gloria de Dios.