Dios es amor por esencia, fortaleza, bondad… ¡Qué grande es Dios…! ¡Qué infinito en cada uno de sus atributos! Y en cada uno de esos atributos está todo el ser, y el ser es todos los atributos…5847953852_374aafd36c_o

     ¿De dónde a mí, mi Dios Amor, entrar tan dentro de tu infinito ser…?

     El Padre está contemplándose en sí mismo, y, al contemplarse y abarcarse, está contemplando cómo Él se es amor. Y al contemplar cómo se es amor, está contemplando en este atributo del amor todo su ser infinito, ya que cada atributo es todo el ser; y en el atributo del amor está conociendo todos los atributos, como en cada uno de los demás atributos. […]

     Por eso, al contemplarse el Padre, se conoce totalmente en todo su ser, se abarca, se penetra… Y al verse tan infinito en infinitudes de atributos y perfecciones, al verse cuán deleitable, deseable, bueno, amoroso y feliz se es de por sí; se contempla tan contento y tan gozoso al verse tal cual es, que, de sobreabundancia de ser amoroso, se le sale –sin salir– todo su ser.

     ¡Todo su infinito, fecundo y terrible ser se le sale, de contento que está el Padre al verse tan bueno!; ¡se le sale todo su ser como en una explosión de alegría, como en un grito de felicidad, de contento…! ¡Se le sale –sin salir– en una buena Palabra…! Y esa Palabra es el reventón de ser alegre, el reventón de ser gozoso, que, de sobreabundancia de ser, sale «gritando» por el Verbo…

     ¡Por el Verbo…! ¡Qué claro lo veo…! ¡El Padre está gritando, pero por el Verbo…! […]

     Al amar al Verbo, se le sale al Padre todo su ser como amor; y el Verbo, al amar al Padre, canta todo su ser como amor. Y como en ese amor del Padre al Verbo y del Verbo al Padre va todo su ser, el Espíritu Santo es toda la perfección divina.a0ec946dfc1ba29097e44e3ae3ac8e05--church-windows-holy-spirit

     Pues, como en Dios no hay partes, esa espiración amorosa que sale del Padre al Verbo y del Verbo al Padre, es todo el ser infinito como amor; ya que, en Dios, todo es ser, y cada atributo es todo el ser, y el ser es cada uno de los atributos… […]

     El Espíritu Santo es la Persona-Amor en Dios, que contiene en sí, por el amor del Padre y del Verbo, todo el ser divino.

     El Espíritu Santo es todo el ser que se les sale al Padre y al Verbo en el atributo del amor, amándose como Personas.

El Espíritu Santo es todo el ser del Padre y del Verbo que se les sale –sin salir– al amarse.

     Dios, cuando se da, se da entero y totalmente en toda su infinitud, porque en Él no hay partes. Si cupiera decir: «lo más pequeño en Dios», ese atributo más pequeño en Dios sería todos los atributos, y, por lo tanto, todo el ser; ya que, como hemos dicho, en cada atributo está contenido todo Dios, por no haber en Él partes. ¡Él se es el Ser que siéndose es!holyspirit

     El Espíritu Santo es el Amor bueno que surge del Padre amando al Verbo y del Verbo amando al Padre. Porque el Padre y el Verbo, al amarse, se aman con todo su ser infinito, y de la infinitud del amor paternal y filial surge la infinita Persona-Amor: el Espíritu Santo.

     El Espíritu Santo es toda la perfección divina, porque Dios, como decíamos antes, por no tener partes, cuando se da, se da por entero en toda su infinitud.

     Por eso, cuando el Padre dice una Palabra, esa Palabra contiene toda su perfección; y tan infinitamente la contiene que, a pesar de que esa Palabra es su Verbo, su Hijo, es todo su ser. Contiene todo su ser en esa Palabra, porque Dios, cuando se da, lo hace como Dios, como infinito Dios bueno… […]

campo-de-flores-en-primavera     Alma-Iglesia, ¿ves qué bueno es Dios…? ¿Ves qué infinito es Dios…? ¿Ves cómo se da…? Pues cuando Él se te da, se te da totalmente, infinitamente, por exigencia de su ser, que, por ser infinito y no tener partes, tiene que darse totalmente.

     Y si te parece que Dios se da poco, no es por parte suya, es por parte nuestra, que no abrimos el alma para que entre la infinitud de Dios; y por ese motivo le poseemos poco. Pues, cuando Él se da, por exigencia de su ser, tiene que darse como Dios; y como Dios no tiene partes, al darse, se da entero; pero cada uno le tenemos según la capacidad que, para llenarnos de Él, le abramos…

     Dios es infinito… ¡Se es el Infinito! Se es el Amor…, se es el Bueno… ¡El Buen Amor Bueno…! Y cuando se da, se da como Dios y como Amor Bueno. […]

     ¡Oh, Dios mío!, si las almas contemplaran con el Padre, tendrían que cantar con el Verbo y se abrasarían en el fuego del Espíritu Santo, llenando el fin para el cual hemos sido creados; ya que la vida de la gracia es la misma que la que un día, en luz, al contemplar a Dios cara a cara, tendremos en el Cielo.2699775330_2a0b668778

     Y allí, en la mirada del Padre, el alma contemplará la Perfección infinita, en luz de Eternidad; y se verá transformada, según su capacidad, y por participación, en esa misma Perfección infinita y en cada uno de sus atributos y matices. Se verá santa por participación, se verá virgen y se verá reina… […]

     Al verse el alma tan hermosa y tan transformada, llena de amor, participando del amor del Padre, al contemplar, y del amor del Verbo, al cantar; con el Padre amará al Verbo y con el Verbo amará al Padre, y por participación quedará abrasada y transformada en el Amor del Padre y del Hijo, que es el Espíritu Santo… […]

     Y todo esto lo hará el alma en el único seno que hay en Dios; ya que en Dios no hay más que un ser, que cada una de las Personas posee en plenitud. Y el alma, teniendo por participa-ción lo que Dios tiene por naturaleza, participa así de Dios… […]

     Y allí, abrasada en el ímpetu y en la corriente infinita de las cataratas impetuosas del ser de Dios, el alma será un reventón de amor participado en el Espíritu Santo… […]

     Dios mío, por infinito, por serte Tú el que te eres, postrada rostro en tierra, abatida bajo el polvo de mi miseria, por bueno, por infinito, te amo, te adoro.

 

22-9-1959

 

 
Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia
 
Fragmento del escrito:   “DIOS ES AMOR”   
(tomado del libro:  “La Iglesia y su misterio”).

 Nota.- Para descargar el tema completo pulsar aquí.pdf