Que venga al seno de mi Madre Iglesia el que quiera saber de divinidad, el que necesite ahondarse en el secreto del alma de Cristo, el que busque saborear a mi Madre Inmaculada… Todo el que desee y quiera vivir, que venga, ¡que venga!, que en el seno de la Iglesia Madre, ánfora preciosa y repleta de divinidad, se encierra todo el secreto escondido antes de todos los siglos, para comunicarse a los Principados y Potestades, según la multiforme sabiduría de Dios. […]

Iglesia¡Si supieras, hijo querido, el gran misterio que la Divinidad te comunica el día en que, por medio de la Iglesia, pasas a ser hijo de Dios y heredero de su gloria…! La Trinidad eterna, en su virginidad oculta y misteriosa, se derrama hacia ti, de forma que las tres divinas Personas, morando en tu interior, son el Eterno Viviente en tu alma pequeñina de cristiano. […]

Anda, hijo de Dios, tú que fuiste ungido por la Divinidad el día de tu bautismo, tú que tienes sobre ti la unción sagrada y eres templo y morada del Altísimo, vive el gran misterio que en ti se obra, corresponde a la Trinidad con tu amor, ya que el día de tu unción tan inconscientemente lo recibiste. Responde hoy al don del bautismo que cayó sobre ti cuando no tenías libertad para responder. […]

Es la Iglesia la que, con corazón de Madre, te ha metido a participar en el secreto hondo, en la médula profunda de tu Padre Dios. Llama a Dios ¡Padre!, y así vive lo que eres. Pero vive lo que le llamas, sé buen hijo de tu Padre Dios, agradece el gran beneficio de tu filiación divina, aprovéchate de los tesoros que en el seno de la Iglesia Madre se encierran.

No olvides nunca, cristiano, cualquiera que seas, que no hay vocación como tu vocación, no hay llamamiento como el tuyo, no hay predilección tan grande como la que el Eterno tuvo contigo el día en que, por medio de tu Iglesia Católica, Apostólica y Romana, te hizo hijo suyo y te incorporó en el gran misterio del Cristo Total. […]

Todos los dones que el Señor derrame durante toda tu vida sobre tu alma son secundarios, consecuencia de éste y con relación a él. Es éste el que te hizo hijo del Infinito, el que te encajó en el plan divino; ya que, desencajado por el pecado original, no podías entrar en la región de los hijos de Dios.

María, tu nueva Madre, la Eva salvadora, es el medio que Dios se escogió para darse a tu alma, por Cristo, con corazón de Madre.Virgen_jitana_blog

¡Todo son regalos para el hijo de Dios! La misma Iglesia, Cristo y María son regalos que el Amor Infinito ha dado a tu alma para que, por ellos, pudieras entrar a participar en el festín infinito y gozoso de tu Padre Dios.[…]

Eres cristiano, tienes tu sacerdocio místico, estás ungido de la divinidad, has pasado a participar de la Familia Divina; pero también a ti una legión de cautivos te espera para que los lleves tras de ti a las regiones del Amor. No creas que irás solo al festín divino de la Familia Eterna. El sacerdote, a imitación del Sumo y Eterno Sacerdote, ha de ir acompañado de la legión de almas que, por su sacerdocio místico u oficial, el Señor le encomendó.

Eres miembro del Cuerpo Místico de Cristo; no vivas solo, porque Dios te creó para vivir en familia. Todos los fieles forman la gran comunidad de los hijos de Dios, que unidos trabajarán en la Viña del Señor, para hacer participar a cuantas almas puedan de esa misma vida divina que ellos tienen mediante el gran sacramento del bautismo.

Hijo querido, no sé si eres sacerdote oficial o tienes sólo tu sacerdocio místico. Sea el que fuere tu sacerdocio, vívelo con la responsabilidad que ello supone.

Porque si, además de haber sido bautizado, has sido escogido, predestinado y ungido nuevamente con la unción de la divinidad para hacerte sacerdote oficial dentro del Cuerpo Místico de la Iglesia, ¿qué es tu sacerdocio…?, ¿cuál tu misión…?, ¿cómo has de ponerte ante la Santidad Infinita a recibir su unción sagrada, a participar de su vida divina, a recoger su mensaje eterno para comunicarlo a todas aquellas almas que, siendo sacerdotes por el bautismo, no viven ni saben su sacerdocio, porque tú no se lo enseñas ni les haces participar, en correspondencia recíproca al Señor, de la grandeza de su unción sacerdotal…?

¿Cómo te llamarás padre, si no das vida…? Y ¿cómo darás vida, si no vives tu sacerdocio, que es estar “entre el vestíbulo y el altar”, recibiendo la vida divina con el Sumo y Eterno Sacerdote y comunicándola a la gran Familia de los cristianos? […]

IMG_1422Trabaja para que los cristianos vivan su cristianismo en abundancia, en la incorporación felicísima al Cuerpo Místico, donde todos los creyentes se comunican los bienes de su Padre Dios para santificación, perdón, recuperación y santidad de todos los miembros de la comunidad cristiana.

Busca almas que entren en esta gran Familia, para que, con todas las almas del mundo, todas las criaturas creadas con capacidad de vivir de Dios, se haga un solo Rebaño y un solo Pastor, con su entrada en la gran comunidad de los creyentes.

¡Que vengan…!, ¡que vengan a mi Iglesia mía los que quieran llenarse de divinidad! ¡Que vengan a mi Iglesia santa todos los que necesiten vivir del Infinito…!, que a esta santa Madre se le revienta su seno en amor maternal y en expresión de divinidad.

¡Que vengan…!, porque el que rechaza estos tesoros que la Madre Iglesia le ofrece y que en su seno se encierran, se expone a perder para siempre la felicidad, la alegría, la santidad y el amor que la Familia Divina, por medio de la Iglesia, quiso comunicarle.

¡A ver si hay una madre que dé tal vida a sus hijos, que solamente en el día de su bautismo, que es su nacimiento a esta familia cristiana, les dé tal vida que los haga hijos de Dios y llene sus almas de divinidad…!

¡A ver si hay una madre como mi Madre Iglesia, que solamente con darnos su nombre, nos hace vivir del Infinito…!

¡A ver si hay una madre que, simplemente por ser madre nuestra, nos haga hijos de Dios…!

¡Éste es el secreto que la Iglesia santa tiene en su seno: hacer dioses e hijos del Altísimo a todos sobre los que, con derecho de Madre, hace recaer la unción sagrada de la divinidad…!

 

13-9-1963

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia

Fragmento del tema: “HIJO DE DIOS”  (Libro “La Iglesia y su misterio” )
Nota.- Para descargar el tema completo  pulsar aquí.