“¿Qué ves en la noche, dinos, centinela?” dice un himno de la liturgia de las horas. ¿Qué ves en esta noche de nuestros tiempos tan cerrada y oscura?, le preguntamos a la Madre Trinidad, enviada como centinela vigilante y profeta gozoso para el Pueblo de Dios, que anhela la llegada de tiempos mejores.

“¡Qué triste veo a mi Iglesia!” y, también, “Qué gloriosa está mi Iglesia” nos responde ella haciéndonos comprender que sólo las personas que saben gozar mucho y sufrir mucho, porque tienen un alma grande, son capaces de descubrir a la Santa Madre Iglesia, tan desconocida entre sus mismos hijos en la tierra y tan deslumbrante cuando se la contempla con Ojos de Cielo.


                                             

                                             18-10-1967

 

                                                                    ¡Qué compuesta está mi Iglesia!,
                                                           ¡qué hermosa!, ¡qué engalanada!;
                                                           ¡toda envuelta en sus perfumes
                                                           y con joyas adornada!

                                                                    Toda de fiesta te veo,
                                                           como Esposa en ricas galas,
                                                           poseyendo al mismo Dios
                                                           y siendo en Él fecundada.

                                                                    Mas, con un velo de luto,
                                                           tus joyas quedan tapadas,
                                                           tu hermosura se oscurece
                                                           y apareces desgarrada.

                                                                    Y es que tus hijos –los míos–
                                                           han desgajado tu alma,
                                                           al marcharse de tu seno
                                                           tras compañeros que engañan.

                                                                    ¡Qué triste veo a mi Iglesia,
                                                           con su faz desencajada,
                                                           y, con un velo de luto,
                                                           cubriendo sus ricas galas…!

                                                                    ¡Qué gloriosa está mi Iglesia
                                                           en el seno del que ama…!

Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia