La Iglesia es muy desconocida. El misterio esplendoroso de Dios viviendo con nosotros y nosotros con Dios, por Cristo, en el regazo de María, queda como oscurecido por la superficialidad de la mirada humana, que no acierta a ver en la Iglesia el rostro resplandeciente de la divinidad, como no lo vio en Cristo durante sus treinta y tres años.

Es necesario que los hijos de la Iglesia, todos unidos “en un mismo sentir y en un mismo pensar” nos repletemos y vivamos de su grandeza, para presentar ante el mundo su verdadero rostro. Y así todos vengan atraídos a su seno de Madre, donde Dios los espera para vivir en familia con ellos.

 

20140118-1

La Madre Trinidad transmite su honda vivencia del misterio de la Iglesia por su palabra llena de fuego y profundidad teológica (24 de marzo de 1979).

Te invitamos a saborear estos pensamientos en la oración, en un rato tranquilo de silencio y contacto con Dios.

Y a ver después el vídeo de la Madre Trinidad, del que ponemos un resumen, pero que puedes ver entero en el enlace que añadimos debajo. Es una presentación viva, vibrante y encendida de todo el Plan de salvación de Dios, remansado en la Iglesia.


Pensamientos de la Madre Trinidad de la Santa Madre Iglesia, tomados del Libro “Frutos de oración”:

Si pudiéramos comprender el gran misterio de la donación de Dios al hombre, recibiríamos su Decir eterno en la Iglesia. Pero, porque no le penetramos, el mundo está en tinieblas. (15-10-63)

El hombre soberbio ha perdido a Dios, y con Él, la mirada sobrenatural que le hace amar al Papa y a los obispos; tras esto, se rebela contra la Iglesia, y entonces la confusión le corroe el espíritu, haciéndole piedra de escándalo para cuantos le rodean. (15-11-68)

Cuando nos ofuscamos, manifestamos a los demás, no los misterios sobrenaturales de nuestra Iglesia santa, sino la confusión que, de todos ellos, nuestra mente oscurecida es capaz de captar y vivir. (17-12-76)

¡Cuántos hombres que se hacen predicadores de los misterios de la Iglesia, sólo manifiestan a los demás, no lo que ella es con la magnitud apretada de su grandeza, sino el modo raquítico en que ellos la conciben según su corazón entenebrecido! (17-12-76)

La Iglesia se levantará de su postración y aparecerá luminosa, cuando sus hijos, viviendo en compenetración completa con ella, la ayuden a mostrarse al mundo con todo cuanto, en su seno, Dios depositó para todos los hombres. (4-5-75)

Es voluntad de Dios que se muestre el verdadero rostro de la Iglesia, y, para eso, quiere que se dé a gustar a todos la vida de la Familia Divina, que es el gran tesoro que vive la Iglesia en sí, y que busca que vivan todos y cada uno de sus hijos. (11-1-67)

Al no conocer a Dios, ni a Cristo, ni a María, ni a la Iglesia, no sabemos lo que somos por ser Iglesia; pues al perder el contacto con lo sobrenatural, nos hacemos tan humanos, que todo lo vemos con mirada de acá, entorpecida y oscurecida por nuestras propias pasiones. (17-12-76)

Hace falta que se reavive el dogma entre los miembros de la Iglesia, para que todos sus hijos, viviendo su ser de Iglesia, entren en intimidad con la Familia Divina. (21-3-59)

Mi alma siente gran necesidad de que conozcan a mi Madre Iglesia tal cual es: en su vida, en su hermosura, en su tragedia y en la riqueza que en su seno se encierra, que es Cristo, trayéndonos, por María, el mensaje eterno de la Trinidad, como riqueza infinita, para que, al mirarla, vean el rostro de Dios en ella. (21-3-59)

Hay que presentar a la Iglesia con toda su hermosura, viviendo la vida de la Trinidad, de Cristo y de María mediante una gran caridad, para que vengan todos los hijos separados que se fueron del seno de esta Santa Madre, porque nosotros, los que somos Iglesia, no se la presentamos en toda su belleza. (21-3-59)

Difundamos la Palabra del Padre, y así se extenderá la Iglesia y vendrán todas las almas al seno de esta Santa Madre a embriagarse con la alegría que en ella se encierra. (21-3-59)

 

Vídeo : “Alma querida, ayúdame a ayudar a la Iglesia, mostrándola tal cual es y Dios la quiso en pensamiento divino”: