La fiesta de fin de año, que todo el mundo celebra con tanta exterioridad, nos plantea preguntas ineludibles.

Podríamos decir casi existenciales: ¿qué es el tiempo? ¿qué significado tiene un año nuevo? El tiempo… ¿es una ayuda para vivir o una jaula que nos tiene prisioneros?

Se va difundiendo cada vez más la necesidad entre la gente sencilla de vivir el paso de un año a otro en la presencia de Dios – si es posible en la adoración eucarística – como conclusión agradecida por lo recibido en el año que acaba y como petición de una marcada presencia divina en el que llega.

Con esta poesía, la Madre Trinidad nos ayuda a calar hondo en el don del tiempo. Te invitamos a saborearla despacio en el alma.

UN AÑO MÁS ES SÓLO UN AÑO MENOS…

Cercada está mi alma en el misterio
que envuelve tu vivir en el secreto
de un profundo y divinal silencio.

¡Un año más,
pasado en la noche tenebrosa del destierro…!

¡Un año más,
que, a su vez, es también un año menos
para alcanzar la dicha de tu añorado encuentro…!

¿Qué es un año transcurrido en la vida
de este penar continuo y lastimero
que cada hombre oprime en sus entrañas,
aunque se muestre contento y satisfecho?:

Un año que pasó sin tener retroceso,
dejando en cada uno, tan sólo en su pasar,
las obras buenas o malas que haya hecho.

¡Un año más,
recargado de penares amorosos en mi pecho…!

¡Un año más, repleto de esperanza,
aunque viva envuelta por los duelos
de un requemar que oprimo en mis honduras
con la nostalgia de volar al Cielo…!
De un volar que tan sólo yo ansío
–por más que a ti me lancen mis deseos–,
que sea aquel que tu amor infinito
quiso de mí en tu presente eterno.

Marchar a ti es gloria,
es encontrar las lumbres de tus fuegos;
pero esperar año tras año en esta lucha
es la conquista que persigo en mis nostalgias,
buscando almas para llenar tu seno.

¡Un año más que hoy termina
con todo cuanto hice en el pasado…!

¡Y un año nuevo que comienza mañana,
repleto de esperanza, anhelando tan sólo
ser de ti y para ti tu gloria en el torneo…!

¿Qué es un año más…?
¿Qué es un año menos…?:

Trabajos del pasado en amores repletos,
en luchas de conquistas por tu gloria
en el penar silente de un deseo.

¡Un año nuevo con nuevos horizontes,
con la añoranza de cumplir tu empeño,
de hacer tu voluntad en cada instante,
confiando en la fuerza que en mí has puesto
para seguir luchando día a día,
diciendo las palabras sustanciales
que en mí has grabado como Eco…!

¿Qué es un año más, hijo querido…?
Para mí tan sólo es un año menos
que me acerca a las puertas de la Gloria
para vivir, bebiendo hasta saciarme,
en las lumbreras de mi Sol eterno.

¡Un año más que hoy ya se ha acabado…!
Y un año nuevo que mañana comienza
lleno de incertidumbre en mis deseos…!

¿Qué es un año más que ha terminado…?:
El fruto que se ofrece a un año nuevo.

(31-12-1982)

¡Feliz Año 2012, en el Señor!