Jesús es la cabeza del Cuerpo Místico, que es la Iglesia. Y todos somos miembros suyos. Esto es tan profundo y tan real que todo lo que Jesús vivió durante su vida y en su dolorosa Pasión, la misma realidad, se nos hace presente a través de la Liturgia hoy, en nuestro tiempo, para que lo podamos vivir con Él. ¿Podría ser la vida de los miembros otra distinta de la de su cabeza? No, sería un cuerpo roto.

Te ofrecemos una selección de textos de la Madre Trinidad, precedidos de un pequeño fragmento de vídeo, para que los imprimas y los lleves a la oración. Te ayudarán a vivir más profundamente estos días acompañando a Jesús, consolándole, ayudándole a llevar la cruz, para morir con Él y resucitar también con Él a una nueva vida de entrega y de santidad.

 

Puedes hacer click en los siguientes enlaces que te llevarán a los textos para cada día:

Jueves Santo. Consolar y acompañar a Jesús.

Viernes Santo. Con Cristo, camino del Calvario.

Sábado Santo. ¡Bienvenido sea el Hombre al Seno del Padre!